Niños de Cuba

       En un rincón de la desaliñada Habana, bajo el rótulo de Gimnasio de Boxeo pintado en chapa, unos niños entre 7 y 12 años acuden a diario a instruirse en el noble arte del boxeo.

       Alejado de lujos, unos maltrechos tablones sirven de ring para unos chavales que se turnan guantes y entrenan a las órdenes de unos disciplinados entrenadores.

      A pesar de estas condiciones grandes campeones del Mundo de este deporte se han formado en esta isla caribeña.

     La campana improvisada con dos tubos metálicos anuncia el comienzo de otro enfrentamiento en el que poner en práctica lo aprendido. Baile de pies, miradas nobles y abrazo final.

     Entre combate y combate, descansando, los alegres ojos juveniles sueñan y fantasean con futuros campeonatos mundiales representando a Cuba.

No se admiten más comentarios